En los últimos años la imagen de las oficinas ha ido cambiando de manera vertiginosa. Los despachos han ido despareciendo dando paso a los espacios abiertos. Esta transformación refleja una tendencia en crecimiento en lo que se refiere a entornos de trabajo que fomentan la comunicación y colaboración entre equipos.

Espacio abierto es sinónimo de diáfano y por tanto, sin obstáculos. Los espacios en los que hay barreras dificultan el trabajo en equipo, el coworking, el trabajo multidisciplinar… y eso es exactamente lo que no queremos, porque buscamos posibilitar el acercamiento entre nuestros empleados.

Y es que el espacio físico en el que trabajamos condiciona el rendimiento y desarrollo de nuestras tareas y es reflejo de la cultura de una empresa. También influye en la salud física y mental y refleja de manera muy directa la misión, la visión y los valores de una compañía. Los espacios de trabajo deben ser pensados y diseñados a conciencia ya que son un elemento dinamizador para una compañía.

Por ello, desde el departamento de Property de Recursos Humanos de Vodafone España, estamos llevando a cabo un plan de trasformación integral de nuestras oficinas. Esta acción, que se encuentra englobada en el People Plan de la compañía, persigue el objetivo de conseguir un entorno de trabajo más ágil y colaborativo, que permita desarrollar el potencial de la organización. Porque creemos que es primordial que las oficinas reflejen la personalidad de la compañía, nuestra forma de ser, de comunicarnos, de organizarnos y de relacionarnos.

Además, otro de los objetivos que se pretende con esta acción, es que los empleados de las oficinas de Vodafone España sean embajadores directos de nuestros productos y tecnologías. En los nuevos espacios contamos con cobertura WiFi  en todas nuestras instalaciones, por lo que nuestro trabajo se convierte en flexible y ágil, permitiendo que todos los rincones sean aptos para trabajar.

Además del aspecto tecnológico, hay muchos otros factores que definen la personalidad de una compañía. Con los nuevos espacios queremos trasladar el espíritu de la marca. De esta manera, conseguimos que todos los empleados se empapen y se inspiren en nuestros valores. Para ello, todos los edificios están decorados a partir de los colores de nuestra gama corporativa y de su logo.

Por otro lado, estamos muy comprometidos con el medio ambiente y es algo en lo que estamos trabajando continuamente al trasformar nuestras oficinas. Hemos implantado pequeñas taquillas en vez de armarios para evitar la acumulación de papel y fomentar la digitalización de la información almacenada. También creemos en la importancia de que los inmuebles sean sostenibles y para ello, hemos instalado únicamente iluminación LED para controlar el sistema eléctrico y hemos puesto en marcha un estricto control de residuos.

¿Cómo serán las oficinas del futuro? Parece que la tendencia y las necesidades nos llevan hacia oficinas que se parecen más a un punto de encuentro, que a un espacio aislado de trabajo, donde la personalidad y valores de la compañía van a ser fundamentales. Seguiremos viendo oficinas diáfanas, sin cables, conectadas con nuevas tecnologías, con mobiliario ergonómico y sostenible y donde las soluciones digitales estarán cada vez más presentes.